Los Congos, magia, música y sensualidad en Panamá

El origen de los Congos se remonta a los tiempos de la colonia, cuando los europeos trasladan a nuestro continente los primeros grupos de esclavos, provenientes de África.

Este grupo trae consigo sus propios rasgos culturales, con ritmos, cadencias, pero sobretodo plagado de sensualidad; la música del tambor corría por sus venas y la utilizaron como un medio para expresar sus más profundas y sentidas emociones.

En la mitad del siglo XV, más o menos un importante número de negros esclavos provenientes en su gran mayoría del continente africano, específicamente de Guinea y el Congo, se rebelaron y se acantonaron en la selva caribeña. A éstos se les conoció como Cimarrones (esclavos prófugos, rebeldes), desde sus aldeas utilizaban el tambor para comunicarse con el resto de sus hermanos en cautiverio.

Otra forma de comunicación utilizada por los negros de aquella época y que es todavía cultivada por los congos es el saludo con los pies y el hablar al revés, mezclando el castellano, inglés, francés y portugués.

Los esclavos y los negros acostumbraban reunirse en sus palenques, donde danzaban, jugaban y satirizaban al blanco opresor, por el cual sentían odio y rencor, siendo la música un medio de desahogo, pero también de nostalgia por sus raíces.

Vestuario

Las mujeres utilizan una pollera de dos (2) piezas; camisa con arandela, y un pollerón confeccionado con retazos de tela, además adornan su cabeza con coloridas flores.

Los hombres usan la ropas al revés (como burla a sus amos), sombrero de estopa de coco, adornado con plumas, conchas o cuencas y se pintan la cara con carbón.

 Personajes

  • La Reina: es la máxima autoridad, sale durante la fiesta vestida con una falda amplia o pollera sencilla, una blusa parecida a la de la pollera, porta su corona de reina, lleva sus pies descalzos como todos los demás personajes del drama. Administra las riquezas del reino. Representa a la mujer fuerte que guió al éxodo y administró el gobierno y la justicia en los palenques en la selva.

  • El Rey: esposo de la reina, lleva una corona vistosa, bastón de mando y faja de color con insignias. Viste pantalón negro con una pernera remangada, camisa blanca y corbata con el nudo hacia atrás. Representa al señor de la guerra, de la estrategia y de la economía.
  • Las Mininas: son dos niñas, con vestidos distinguidos y coronas, grandes bailarinas, son personajes de adorno en el séquito real, además de atender a la reina.

  • El Cazador: con atuendo significativo, simboliza la inteligencia de las milicias y el verdugo, especializado en la caza y acusación de espías y traidores.

  • El Pajarito: es el príncipe, viste una túnica corta amarrado en la cintura, con mangas rojas y oscuras. Es el mensajero del reino. Como pajarito lleva una pluma simbólica de color vino, y como príncipe, una corona. Representa al negro arriesgado que explora el campo, descubría al adversario, atisbaba sus movimientos y señalaba a los fugitivos el lugar más seguro para establecer sus palenques.

  • El Matuanga: es el nombre que se le dio a un capitán de Congo; cuando los congos entran en disputas llaman a su jefe o matuanga.

  • La Cucamba: se viste como un atún y lleva una máscara con pico.

  • El Horasquín: es un insecto vestido totalmente con hojas de palmeras. Hace el mimo de Juan de Diosito, es hermano de pajarito, también príncipe, es el edecán o guardaespaldas de la reina, viste igual que el pajarito y es como él un furioso bailarín.

  • El Esclavo: es un negro desarrapado, representa el último grado de miseria física y moral a que llega un esclavo. Lo lleva un amo encadenado y recibe latigazos constantes.

  • El Agarrado: es un personaje que se distingue por llevar una soga en la mano y se hace acompañar de uno o dos esbirros, con ganchos en las manos, llevando delante a algún prisionero. Representa a la temible autoridad policiva.

  • El Filibustero: se usa para designar el sujeto extranjero o turista.

  • El Barrecontó: es un personaje que siempre va cargando objetos en las manos o prendidos en la cintura. Representa al piquete de negros encargados de aprovisionar a la hueste de útiles y abastecerla de alimentos, hurtando, asaltando y arrasando a los pueblos no congos durante la lucha.

  • El Letrado: es un personaje que pocas veces parece. Representa al negro entendido en las leyes congas y sirve de consejero al rey. Es él quien conoce los secretos del reino.

  • La Turba Raza: representada por mujeres y hombres negros. Los hombres visten de mamarrachos, semidesnudos, con palos, ramas, oriflamas, máscaras, rostros pintarrajeados de negro y blanco. Las mujeres por su parte, visten decentemente, con telas brillantes y van todas curiosamente tocadas con bellos racimos de flores que llaman canitolenda. Todos, tanto hombres como mujeres, llevan nombres de animales.

  • El Holandés: es uno de los pocos personajes blancos, representa al amo, al negrero y perseguidor, quien aparece atacando al negro.

  • El Padre o Sacerdote: representa al catequizador.

  • El Arcángel: es uno de los personajes irreales o imaginativos con el cual se halagaba a los esclavos, asegurándoles su protección contra el temido Lucifer si eran sumisos.

  • El Diablo: con una presencia muy realista, vestido de malla roja, con cuernos y uñas, cola, alas y disfraz, trata de llenar su cometido que es aterrorizar a la gente y ayudar a mantenerla sometida. Fue el gran auxiliar del amo y del catequizante.

Apolonio Acosta, nos explica que el baile Congo se ejecuta con los pies descalzos, como símbolo de la relación del negro con la tierra.

Los bailadores congos realizan sus bailes evocando las sátiras de sus antepasados. Los diablos son un elemento incorporado por el catolicismo romano.

La cultura Congo posee un gran dominio en toda la costa arriba de colón, siendo su principal bastión Portobelo, Teniendo además presencia en Chilibre, Chepo, Panamá y Chorrera.

Los bailes congos son una mezcla de movimientos, percusión y sonidos fuertes, colores, vestidos y máscaras, son una muestra ferviente de las antiguas raíces africanas que han sobrevivido a muchas generaciones, resguardada celosamente hasta nuestros días.

En la danza del Congo y en la del Diabo, se entrelaza lo mágico, lo místico, lo religioso. Las bailarinas Congo se mueven al son de los tambores ejecutados con maestría y acompañados de las cantalantes y demás voces, la dama seduce al hombre y el hombre se acerca, ella lo aleja y lo empuja como invitándolo, como deseándolo, de espaldas la mirada del negro que arde y se estremece. Ella lo deja y él se acerca mientras los tambores suenan a reventar.

Todo este drama se complementa con una exposición viviente de personajes que encarnan a los espíritus milenarios y a la realeza Congo, bajo la forma de una reina y un rey, junto a otros personajes que llevan coloridos disfraces y tradicionales atuendos.

Panamá es un país privilegiado porla naturaleza, gracias a ésto hemos cultivado nuestra mayor riqueza, su diversidad cultural, la cual la hace sin duda alguna su gente, hemos y seguimos siendo anfitriones de muchas etnias, lo cual nos regala un folklore rico, versátil y único.

Los Congos en Panamá, marcaron su territorialidad y se posesionaron de un sitial importante en la sociedad panameña, a fuerza de trabajo, unidad, cultura y esfuerzo, pero sobre todo por el orgullo de su raza y de su gente.

Gracias por llenar a nuestra querida patria de color, gracia, sensualidad, música y magia.

Gracias por esta Valiosa

http://www.educapanama.edu.pa/?q=articulos-educativos/los-congos-en-panama